La obra de Zamora se rige teórica y conceptualmente a través de distintos planteamientos, cada uno está compuesto de técnicas y materiales específicos, así como una razón y voz determinada -un mensaje que se transmite con cada obra-.